Cuevas de Urdax

CUEVAS DE URDAX-NAVARRA

Posted on Actualizado enn

Cuevas de Urdax o también llamadas cuevas de Ikaburu, situadas en la zona de Navarra conocida como Pirineos Atlánticos.

Estas cuevas son una gruta, recorrida por el río Urtxume, con numerosas ramificaciones que se abren en distintas y sorprendentes salas.
Son cuevas en formación desde hace varios cientos de miles de años gracias a la erosión del río Urtxume. Se trata de una gruta que se originó hace unos 14.000 años gracias a la continua erosión del río Urtxume

Se encuentran escondidas bajo los verdes prados de la Navarra cantábrica, en la localidad pirenaica de Urdazubi Urdax, y a pocos kilómetros de la costa y de la frontera con Francia. Una visita guiada por sus galerías permitirá descubrir un universo de estalactitas y estalagmitas, además de traer evocadores recuerdos de personajes de leyenda, guerrilleros y contrabandistas que las ocuparon en otras épocas.

Hace 20.000 años nada menos, el hombre habitaba ya estos montes, menos hospitalarios y acogedores que ahora, y muchas veces obligado a buscar refugio y seguridad en las grutas. Todavía era la edad del Paleolítico, se desconocían los instrumentos del metal (bronce, cobre o hierro), y era necesario (y obligatorio) fabricar con piedra tanto los utensilios domésticos como las armas para la caza y para la propia defensa.

La gruta de Ikaburu está considerada como el yacimiento prehistórico del Paleolítico Superior más importante de Navarra. Las numerosas investigaciones arqueológicas efectuadas en Urdax, en las que se hallaron buriles, hojitas de dorso, raspadores, arpones elaborados con sílex, una aguja de coser de hueso, restos de comida y restos de un enterramiento humano, demuestran que el hombre del Paleolítico habitó estas tierras desde hace 10.000 hasta hace 20.000 ó 30.000 años atrás.

Sirvió de escondite para contrabandistas o de refugio durante la Guerra de la Independencia y las contiendas carlistas. Y las leyendas locales cuentan que aún hoy es morada de las lamias, seres mitológicos mitad pez y mitad mujer. Desde 1965, es un atractivo turístico muy interesante para los amantes de la naturaleza.

Llaman la atención las raíces de los árboles de la superficie que se han colado en la cueva. Parecen cables artificiales, pero no, son raíces de árboles que parecen auténticas lianas. En algunos casos, estas raíces se han pegado y mimetizado con las rocas, muy erosionados, a diferentes niveles, por la fuerza y constancia de las aguas subterráneas, que con mucha paciencia, siguen esculpiendo la cueva de Ikaburua.

Destacan las enormes formaciones que sin llegar a ser columnas completas, cuelgan del techo y exponen su atractivo color al visitante. Son las coloquialmente denominadas ‘alcachofas’. ¿Qué peso tendrá una de estas?

Si tenemos que destacar algo es la paleta de colores que ofrecen las salas de la cueva, y la enorme variedad de formaciones concentradas en poco espacio, prácticamente a lo largo y ancho de toda la cueva. Queda por tanto certificado el arte escultórico y la finura y perfección del arduo trabajo realizado durante miles de año por el río Urtxume, otorgando a las cuevas de Ikaburu una belleza y riqueza concentrada inusitada, erigiéndola en uno de los tesoros geológicos subterráneos de Navarra.

 Cuevas de Urdax-3Cuevas de Urdax-1 Cuevas de Urdax-2

Cuevas de Urdax-4

Esto es sólo una muestra de lo que os podéis encontrar si vistáis las Cuevas de Urdax. Os invito a que descubráis el resto.

Espero y deseo que disfrutéis tanto, como lo he hecho yo. La Naturaleza es sabia y nos muestra en estos rincones incomparables, la grandiosidad de sus acciones.

Texto: diferentes web sobre Navarra

Fotografía: Ana Casado

Para visualizar las fotografías a mayor tamaño, haz click sobre ellas