Sensaciones en el aula

Posted on

Recojo en estas palabras lo que un ex-alumno me ha hecho sentir al tenerlo en el aula dando clases: 

Con el paso del tiempo, un docente va madurando, aprendiendo, aterrizando en el día a día del transcurrir de una clase. Se da cuenta de muchas cosas, entre otras, que tiene ante sí un futuro prometedor, no el suyo, sino el de sus alumnos, estudiantes. Personitas que en el fondo, a veces muy escondido, tienen un gran deseo de aprender, de desafiar al mundo que les rodea. Nuestra labor es vocación, es responsabilidad, somos, en algunos casos, un espejo en el que se miran, en el que confrontan su sin vivir. De ahí la importancia de que el docente esté a la altura de las circunstancias…

Hoy puedo sentirme satisfecha de haber tenido muy claras mis ideas sobre la educación. Hoy cuando te veo caminando, no detrás ni delante, sino a mi lado, en la clase, reposa en mi el sentimiento del agricultor cuando recoge el fruto después de la siembra.

Ánimo, aún te queda un camino largo, pero apasionante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s